Las niñas bloqueadas

La neurosis es un conflicto, generalmente inconsciente, entre los sentimientos que uno experimenta realmente pero no se atreve a admitir y mostrar, y los sentimientos que se cree obligado, por la educación recibida y las exigencias sociales, a expresar.
No se si a ustedes, pero para nosotras eso es pan de cada día. Vivimos una verdad a medias. Uno siempre dice ser libre, pero no puede librarse de todo aquello que la sociedad y el medio lo obliga a ocultar. Eso a veces hace más díficil la adaptación a diversos momentos y diversos lugares, y por aquello también es que se nos crean hipocondrías, miedos irracionales y dolores que no encontramos como sanar, y que muchas veces no nos dejan avanzar.
Pues no estamos dispuestas por más tiempo a tal especie de abuso emocional. Este blog, pues, está destinado a ser una terapia contra estas neurosis por las que nos vemos atacadas diariamente, tanto como para quién escribe, como para quién lo lee. Es hora, pues, de dejar que todo fluya. Eso empieza aquí y ahora, para tí y para nosotras.

6 sept. 2008

Shock electrico

Sin más, cierra la puerta con seguro y se mete dentro de mi cama. Los dos estamos borrachos, sin razón para entender lo que sucederá luego, sin darle mucha importancia. Y lo que sucede es que hay algo que con unas copas deja de estar cubierto bajo miradas caleta, palabras vacuas, mentadas de madre, mandadas a la mierda y demás. Se abre el telón...y sale a flote un cierto tipo de atracción de la que siempre estuvimos conscientes, pero que no quisimos/queremos admitir más que en la intimidad de nuestros espacios personales. Después de algunos besos y caricias que van cada vez más lejos, entro en mis cuatro sentidos y medio (porque la mitad del último sigue medio dormida)y le pongo pare al asunto. Yo no quiero que la primera vez que pase, pase así. Y no paso. Desperte abrazada de él al día siguiente, mientras los demás nos veían con asombro y curiosidad, no sin entrar en cierto estado de shock en primer lugar. Y yo, fingiendome dormida, lo oigo todo. Pero ellos no lo saben. Me deslizo fuera de sus brazos como quien no quiere la cosa, y me dispongo a seguir durmiendo. Luego el se despierta, y no se va sin antes tratar de besarme. Yo quito la cara. De ahí me arrepentiría de aquello. Pero mejor no resultar muy involucrada.

Las hormonas revueltas al mediodía siguiente no me dejan leer...y así vamos uno, dos, tres, cuatro días. Y qué decir de las clases!!! Toda la semana, aproximadamente de 3 a 5 horas cada mañana/tarde, está ahí presente, sentado, escuchando, mirando, escribiendo, haciendo normal su existencia. A veces intercambiamos algunos vocablos, pero su mirada, su mirada es como un bombardero que me ataca con flashbacks de esa extraña madrugada que tuvimos dentro de mi cama. Y no lo quiero mirar más, ya jamás. Lo odio la mayoría de veces. Pero también me enternece la mayoría de veces al mismo tiempo. Jamás me había sentido tan confundida en mi vida.

"Eres una chica renuente al contacto físico"


Shock me like an electric feel
...todo el tiempo en clases.


Que voy a hacer contigo!

Y así me preguntas por qué no puedo dormir?

Terapia: si estas con las hormonas revueltas, probablemente escuchar esto te las revuelva más. Mala idea. Olviden que es una terapia.

No hay comentarios: